Guia de Cuidados

Cuidado del calzado

Aprenda a mantener sus zapatos en perfectas condiciones.

Cuida bien tus zapatos y te harán sentir orgulloso durante muchos años.

Los zapatos deben ponerse con un calzador.

Evite usar los mismos zapatos en días consecutivos, ya que la humedad absorbida por el cuero tarda al menos 24 horas en secarse.
Para guardarlos, introduzca una horma para evitar la deformación del zapato, y manténgalos alejados de la luz solar directa o de cualquier fuente de calor para que el cuero no se seque y se rompa.

Cuando viajes, envuelve los zapatos en un paño suave para evitar arañazos.

Limpieza

La limpieza es importante en una fase temprana para evitar la decoloración de las partes superiores. Si es necesario, utilice un cepillo de cerdas duras para eliminar la suciedad persistente.

Las manchas deben eliminarse con una esponja y jabón neutro, con movimientos circulares cuidadosos para no dañar el cuero. Las manchas formadas por agua salada deben eliminarse con una solución de agua y vinagre (una pequeña dosis de vinagre diluida en agua).

En el caso de los zapatos de ante, puede aplicarse un papel de lija fino ("tipo 00"), seguido de un cepillo de goma para uniformar la dirección del cuero.

Acondicionamiento

Con un cepillo suave de cerdas naturales, extienda suavemente la crema para calzado con un movimiento circular para garantizar una perfecta uniformidad en todo el zapato.

Dejar secar antes de dar un último pulido con un cepillo suave y seco. Elimine el exceso de crema para calzado que pueda haber rebosado en las suelas. Para aumentar el brillo del zapato, frote con un paño de lana o seda, o con un cepillo de terciopelo.

El betún debe ser lo más parecido posible al color del cuero. Evita los colores neutros y opta por tonos más oscuros si quieres acentuar el tono del cuero. No se deben utilizar recubrimientos agresivos ni cremas autobrillantes.